Terapias de Avanzada®:
Nuevos Enfoques en Psicoterapia

 

Pablo Solvey y Raquel C. Ferrazzano de Solvey


Los Dres Pablo Solvey y Raquel C Ferrazzano de Solvey son Medicos
psicoterapeutas de larga trayectoria, Entrenadores Internacionales de EMDR
del EMDR Institute Inc. USA desde 1996 y Miembros fundadores de EMDRIA
Latinoamérica Asoc Civil (1998) (www.emdr.org.ar) y Directores y Fundadores
del CENTRO DE TERAPIAS DE AVANZADA, de Buenos Aires
(2005)(www.terapiasdeavanzada.org).

 

El consenso en general, y en el criterio de la mayoría de los médicos y psicólogos, es que la curación de los cuadros emocionales o psiquiátricos debe ser necesariamente lenta, trabajosa y sufriente. Desde los comienzos de la psicoterapia, con Sigmund Freud o Pierre Janet, hasta nuestros días, poco ha cambiado este concepto.
Pero pensemos un instante, ¿es acaso concebible que frente a adelantos en áreas tan dispares como la cirugía, los diagnósticos por imágenes, las comunicaciones, los transportes, la terapéutica antibiótica, la robótica, la televisión o la telefonía, no debería existir algo acorde a ese progreso en el campo de la psiquiatría, en técnicas psicoterapéuticas que abarquen avances más allá de las nuevas medicaciones? ¿Podemos concebir que la psicoterapia haya quedado estancada en niveles semejantes a los de hace más de un siglo?
La respuesta es compleja: para el manejo de los practicantes de la psicología esto es así, mantienen los sistemas lentos (y de dudosa eficacia) imperantes. Pretenden cambiar la manera de pensar o de sentir de una persona explorando meramente el contenido de los pensamientos, procurando hacerlo con cansinas discusiones, o peor aún con interpretaciones producidas por el terapeuta y no por el paciente, y  no llegan a resultados.
Sin la menor duda Freud fue un genial pionero, pero a un pionero se le debe pedir la primera palabra y no la última. Muchos han olvidado esto.
Recientemente, ciertos investigadores han desarrollado nuevos enfoques, que no se basan en los contenidos de las ideas sino en la neurofisiología existente en el momento de pensar, a lo que se apunta es a cambiar el sistema neuro fisiológico con diferentes abordajes, cambiando, como consecuencia, el contenido de los pensamientos y de las emociones, así como de su importancia relativa.

 

Las Terapias de Avanzada son un conjunto de técnicas psicoterapéuticas que se desarrollaron en los últimos años del siglo pasado y principios de este, ante la demanda de técnicas psicológicas de alta eficacia y velocidad. Incluyen a EMDR, Técnica de los Anteojos Hemisféricos® y Técnica de 1 ojo por vez® , EFT- Gary Craig™ y otras. Incluyen procedimientos de diagnóstico y de tratamiento que se implementan mientras el paciente está sintonizado a su problema. 
Pueden resolver la perturbación de un conflicto dado entre una a tres horas de trabajo, constituyéndose como métodos innovadores de hacer psicoterapia. Estas técnicas entran dentro de la categoría de terapias dirigidas a un objetivo determinado y el resultado exitoso de ellas está comprobado por la respuesta emocional del paciente y la modificación de su conducta.
Consisten en una combinación de un  abordaje neurofisiológico, como movimientos oculares, zapping en determinados puntos del cuerpo, todo esto combinado con técnicas cognitivas. Se trabaja también con oclusiones parciales oculares, con unos anteojos especialmente diseñados que activan por separado los hemisferios cerebrales.
El común denominador de estas técnicas consiste en buscar el equilibrio e integración de la información entre ambos hemisferios cerebrales que, como resultado de un trauma o de un situación que produce estrés, se salen de sincronía  generando como resultado los síntomas.
El modelo consiste en que la emoción inapropiada produce un desequilibrio eléctrico entre ambos hemisferios cerebrales, y como consecuencia, se mantienen las emociones disfuncionales en forma intacta. Si conseguimos equilibrar los hemisferios cerebrales mientras el sujeto piensa o siente lo que percibe como perturbador, se logra corregir la disfunción en forma automática e inmediata; inmediata significa en ocasiones en instantes. Este es un nuevo paradigma neurofisiológico, que es común a todas las técnicas que usamos, a decir verdad, es un buen ejemplo de pensamiento lateral.
Hoy sabemos que tanto un trauma como una fobia son procesados y almacenados siempre por el hemisferio derecho, en donde se alojan las creencias y sentimientos negativos.
Con estos métodos podemos hacer pensar en el trauma o la fobia con el hemisferio izquierdo, el que posee los recursos y los sentimientos positivos. Se cotejan así las diferentes lecturas del mismo hecho que están existiendo en ambos hemisferios, llegando a una solución realista y adaptativa y veraz y se logran corregir las emociones y conductas inapropiadas ligadas a recuerdos traumáticos o creencias disfuncionales.


En estas técnicas, se hace concentrar a la persona al comienzo del trabajo en el problema a tratar, colocando de esta forma el tema en el “campo del pensamiento”, campo sobre el cual se va a actuar y en el cual se van a producir a producir las modificaciones.
Callahan y Callahan  en 1996 postulan que la presencia de minúsculas formas energéticas (perturbaciones) en el campo del pensamiento de un individuo son las que generan el distress psicológico. Ya Einstein y Maxwell habían postulado a principios del siglo pasado el concepto de “campo”, concepto ampliamente aceptado hoy en día. Las definiciones de campo con frecuencia remiten a un espacio en el cual líneas de fuerza electromagnéticas (o magnéticas) se activan. En el área psicológica un “campo de pensamiento” remite a un cúmulo de fuerzas energéticas que actúan como agentes causales que impactan en la conducta y experiencia humanas.
Entenderemos mejor el concepto de “campo de pensamiento” si lo imaginamos como un patrón electromagnético mas que como una estructura química o cognitiva. En sentido general un campo de pensamiento es una estructura espacial invisible y no física, que une energéticamente información, codificada neurológicamente en una estructura cohesiva.
Las perturbaciones individuales o múltiples dentro del campo del pensamiento son identificadas con los procedimientos diagnósticos específicos usados en nuestra gama de técnicas.
Cuando las personas piensan o experimentan su problema, entran en resonancia, se “sintonizan” con su campo de pensamiento. La sintonía con este campo es un requerimiento esencial durante los procesos de diagnóstico y tratamiento, porque ello instantáneamente trae al frente la totalidad de la información energéticamente codificada. Sintonizarse al campo del pensamiento es análogo a sintonizarse a una estación de radio específica. Cada estación individual tiene su propio set de disc jockeys. De la misma forma, cada campo de pensamiento contiene su información codificada específica y única, con su respuesta emocional correspondiente. Cada vez que sintonizamos con la estación de radio correspondiente (campo del pensamiento) aparece el mismo patrón.
Cuando un campo de pensamiento es intrusivo -o perturbador su entramado- puede ser abordado y alterado o modificado, en forma positiva, por estas técnicas hasta obtener los resultados buscados. La realidad contenida en el campo del pensamiento es inmutable, estas técnicas no alteran ni distorsionan la memoria, sin embargo, es como si la programación de esa radio ya no generara distress.
Las Terapias de Avanzada® comprenden dos grupos de técnicas: las Técnicas de Integración Cerebral (TIC) y la Técnicas de la Psicología basada en la Energía.

 

El primer grupo está formado por: Desensibilización y reprocesamiento por el movimiento ocular (EMDR); Técnica de los Anteojos Hemisféricos ®y Técnica de un ojo por vez®. En estas técnicas se trabaja con la diferente información que cada uno de los hemisferios cerebrales tiene acerca del  hecho perturbador o traumático. Con métodos determinados se logran equilibrar los hemisferios con respecto al conflicto, y se consigue la reducción de la perturbación (angustia o miedo, por ejemplo) a un mínimo adecuado y adaptativo. La perturbación no retorna una vez desensibilizada y los resultados se mantienen en el tiempo.

El otro grupo de técnicas, llamado Psicología basada en la Energía está formado por: Técnica de libertad emocional (EFT) y Técnica de reactivación energético-emocional (TREE). En ellas  se trabaja con la estimulación de diferentes puntos del cuerpo, correspondientes a puntos de acupresión y con una secuencia determinada (algoritmo),  manteniendo en el campo del pensamiento el tema perturbador. Se logra de esta manera equilibrar la circulación de la energía por los meridianos del cuerpo y como consecuencia la perturbación que el tema provocaba desaparece o baja a su mínima expresión.

 

Con estas técnicas lo que logramos es reducir la actividad del sistema límbico del cerebro, activado por las emociones negativas. Al colocar en la pantalla de la mente o en el “campo del pensamiento” un tema problema o disfuncional, que genere una emoción negativa, se produce un desequilibrio eléctrico entre ambos hemisferios cerebrales activándose las estructuras del sistema límbico. Las terapias de avanzada corrigen este desequilibrio, modificando velozmente las creencias y emociones disfuncionales en juego, que están produciendo y manteniendo los síntomas.

En ambos grupos el resultado final es el mismo, por diferentes caminos: consiste en el equilibro o la sincronía de los hemisferios cerebrales frente al tema perturbador, que permite a la persona enfrentarlo sin el estrés que éste produjo y poder llegar a una solución satisfactoria. Los resultados obtenidos son objetivables por medio de un mapeo cerebral computarizado, tomado antes y después de una sesión, donde se puede ver el desequilibrio eléctrico previo de los hemisferios cerebrales y el equilibrio (mayor sincronización) posterior al tratamiento.
La duración de los tratamientos es variable. Puede ir desde una sesión de una hora de trabajo en fobias simples, por ejemplo, a cuatro sesiones en eventos traumáticos serios, o de ocho a doce sesiones para trastorno de pánico.
Comparado con los tratamientos tradicionales psicoterapéuticos estas técnicas son de una velocidad y eficacia asombrosa. Pueden ser usadas a cualquier edad, desde bebes de meses a ancianos.