LA BUSQUEDA DE SER Y DEL ESTAR EN LAS REALIDADES TERRITORIALES DE SOACHA:

Análisis Relacional de la Existencia

Por: Herrera Angie Marcela, Mayorga José Miguel

 

Centro de Estudios en Psicología Social – Uniminuto Soacha

Análisis Existencial Colombia.


 

“La idea de un Análisis Relacional de la Existencia que conecte el Análisis Existencial con el ámbito social y con el contexto corresponde muy bien con la filosofía del Análisis Existencial. El sentido, en cuanto yo lo comprendo, es exactamente la idea de ponerse en un contexto más amplio”.

Alfred Längle


 

El Análisis Relacional de la Existencia es un método de comprensión de las interacciones de la persona con sus procesos internos (Experiencia) y procesos externos que van construyendo la identidad individual y social hacia como permite la transformación de la realidad social por medio de lo que Mayorga (2014a y 2015) señala como Dinámica Relacional.

Al hablar de Dinámica Relacional Mayorga (2015) explica que esta se fundamenta en aspectos estructurales (del Contexto) y aspectos vinculares (Experienciales). Entre los aspectos estructurales se encuentran los roles como asignaciones socioculturales que determinan las funciones específicas de una persona frente a un contexto específico. Estos roles se ven influenciados por el otro quien cumple una función de testigo o evaluador del acto individual y es quien permite mantener las máscaras que se entienden como posibilidades de acción frente a demandas del contexto.

Las experiencias se ven confrontadas principalmente por desafíos de la vida cotidiana (Martuccelli y Araujo 2010), estos desafíos demandan en la personas unas acciones que determinen su estatus social independientemente de su propia experiencia esto lleva a que la persona desarrolle un juego de engaño a través de máscaras (Papeles) que den cumplimiento a las asignaciones sociales y los desafíos de la vida cotidiana, es decir conlleva a una mistificación de la experiencia de las personas que se orienta hacia el cumplimiento externo (de ser) restringiendo y desvirtuando los procesos internos (de estar) con la cual todos los sujetos y todas las comunidades se van alienando a esta búsqueda de ser que responda al orden social (Kusch, 1999).

Al referir los desafíos de la vida cotidiana (Martuccelli, 2011) en su sociología del individuo expresa que existen “desafíos tradicionalmente existenciales como lo son la pregunta por la vida y la muerte y la angustia que este tipo de temas genera. Y también existen desafíos tradicionalmente sociales como la decisión de tener hijos o no, y que a través del tiempo y por influencia del contexto se han convertido en cuestiones existenciales de suma importancia para el ser”. La presencia de todos estos desafíos socio - existenciales y la manera en que influyen en la comunidad y en la persona son los que se pretenden entender por medio de la dinámica relacional que plantea Mayorga (2015) en su Análisis (o Sociología) Relacional de la Existencia.

Muchos de estos desafíos sociales que terminan cobrando una alta importancia para la sociedad latinoamericana parten del deseo de los seres humanos de Europeizarse (Occidentalizarse u orientarse al consumismo y la propiedad de productos, bienes y servicios desmesuradamente), es decir de seguir los patrones que existen en Europa alejándose de sus bases de vida e incluso de su propia historia para poder cumplir con los requisitos que demanda la sociedad llegando a convertirse en seres consumistas que sólo se interesan en lo que Kusch (1999) concibe como “ser” restringiendo la identidad que desde los ancestros se había ido estableciendo y que a su vez aleja al individuo del su encuentro con los cuestionamientos y supuestos de la existencia.

El “ser” se fortalece a través del consumismo mediante el cual cada persona se concibe desde fuera cumpliendo con las asignaciones que el contexto les da usando diferentes máscaras para poder ser aceptados o confirmados como lo expresa Laing llegando así a ser lo que los demás quieren o esperan que seamos es decir llegamos a la mistificación de la que habla Laing. El estar mistificados nos lleva a olvidarnos de nuestras propias experiencias, a centrarnos en los avances del mundo frente a nuestros roles y a no percatarnos de los movimientos que a diario se nos presentan quedando estancados en el vano cumplimiento de un rol del que muchas veces terminamos perdiendo el sentido. Es decir en palabras de Kusch (1999) terminamos siendo un “ser permanente para otro” olvidando nuestra esencia y el sentido que le damos al ser en muchas ocasiones solo por el miedo que nos genera vernos hacia adentro.

Por otra parte alcanzar el “estar” del que habla Kusch no es una tarea fácil, puesto que nos exige percatarnos del constante movimiento al que estamos expuestos, es decir parte de donde uno está hasta donde uno va. El “estar” nos pide mirarnos hacia adentro, y darnos cuenta de nuestra realidad y el continuo devenir que existe en ella, pero además nos pide ser conscientes de las propias actitudes que tomamos frente a esta realidad cambiante.

El hecho de que la comunidad se concentre en el “ser” por encima del “estar” hace que se viva un individualismo donde llevados por un consumismo extremo que suple las peticiones que el contexto nos hace nos olvidamos totalmente del sentido de la comunidad, es decir terminamos perdiendo las vivencias como grupo orientándonos solo a cumplir roles y dejamos la esencia del grupo para momentos específicos que según Mayorga (2015) pueden llegar a ser las “celebraciones y las catástrofes porque son los momentos en que de nuevo nos reunimos como comunidad dejando de lado la individualización y pensando en la importancia del “nosotros”

Esta vez centraremos la dinámica relacional que existe en las comunas de Soacha, este es un municipio aledaño a Bogotá la capital de Colombia, fue fundado por Oidor Visitador don Luis Enríquez en el año 1600 en este municipio se presentan unos desafíos sociales que amenazan el estar (interacción existencial) de los habitantes, estos desafíos se ven alimentados principalmente por la urbanización, el comercio y el trabajo (labor europeizada).

En su afán por centrarse en un ser europeizado los habitantes de Soacha han llegado a perder la importancia de la vivencia en comunidad y de los lugares que en algún momento eran considerados importantes como son las diversas haciendas y los patrimonios ecológicos a los cuales los ancestros indígenas les rendían un culto especial y que actualmente se ha perdido casi totalmente porque estos lugares prácticamente no existen.

Pero se convierte en importante resaltar que por encima de la problemática están las posibles soluciones que podamos llegar a brindar a la comunidad de Soacha para que pueda recobrar el sentido de un “nosotros” y a modo personal que podamos incentivar el llegar a un “estar” por encima de un “ser” dándole el verdadero sentido que merece el estar.

Comprender la Dinámica Relacional del habitante cotidiano de Soacha es comprender el proceso de atribución que del municipio se ha creado por parte de sus habitantes, y del Distrito Capital. Imposiciones referentes a la economía del municipio y sus habitantes, la cultura ciudadana, la inseguridad, el transporte, las construcciones de vivienda, los barrios periféricos y vulnerables, el ciudadano desplazado por la guerra interna del país y los riesgos psicosociales. Estas atribuciones alejan al ciudadano cotidiano de las posibilidades de construcciones de experiencias auténticas y de transformar en comunidad la realidad social del municipio, acercándolo principalmente a modos de ser falseados (inauténticos).

Nosotros en el Centro de Estudios de Psicología Social de la Uniminuto Soacha nos hemos centrado en comprender esta dinámica relacional y los modos de ser que el poder social, económico y político del sistema mundial condicionan para estos habitantes; un modo de ser que como Kusch (1999) señala está orientado hacia afuera, diría Morris (1987) hacia el consumismo y se va perdiendo y restringiendo lo de adentro, la propia experiencia (Laing, 1974)

Muchas son las categorías que hemos descubierto en la vida cotidiana de Soacha pero son tres las que promueven en gran medida perderse en modos de ser falseados y alejarse de la construcción del nosotros (comunidad) y de la Interacción Existencial, las categorías que se han analizado son el transporte, la educación, la urbanismo, la seguridad, la intervención pública, la producción, el comercio y la familia. Siguiendo con la propuesta de Mayorga (2014a y 2015) las posiciones falsas buscan en primer lugar alejarse del encuentro consigo mismo (Kusch, 1999) y con los atributos de la existencia (Martínez, 2011), en segundo lugar aísla a la persona al campo de la producción y el consumismo (Morris, 1981) distanciándolo del otro como comunidad y por último es la manera que se da un engaño mutuo (colusión) para seguir en un estado de alineación.

Podemos señalar que las categorías de la familia y la Educación son dos soportes legítimos del habitante del habitante del municipio pero en los cuales se presenta mayor mistificación y alineación de este dado como señala Laing (1978) es hay en la educación donde se forma a los ciudadanos desde una alineación que Morris diría es orientada al consumismo, no es diferente con la familia pero además de ser educada de igual manera esta confirma negativamente o desconfirma la experiencia de la persona la cual solo le queda asumirse en el engaño de ser lo que la sociedad pide que sea.

Las categorías de transporte, seguridad e intervención públicas son percibidas principalmente como el resultado de la mistificación y alineación del habitante del común, esto se evidencia en los relatos de las personas que en su realidad social Soacha es una Bogotá pobre y ese estigma de pobreza está acompañado de la vulnerabilidad, los riesgos psicosociales y el descuido público que se refleja en la cotidianidad del transporte y la seguridad; creemos que la solución de las problemáticas en estas categorías solo se pueden generar cuando los individuos asuman una postura libre y responsables.

Las anteriores categorías podríamos señalar que están en cada lugar de Latinoamérica, unas como alineadoras y las otras como resultados de los modos de ser falseados del ciudadano del común. Pero las categorías de urbanismo, comercio y producción a nivel de análisis de la cotidianidad del habitante de Soacha son relevantes frente a la pregunta de ¿Cómo estar-en-un-nosotros auténticos? Pues la disgregación que estas categorías muestran del individuo parte principalmente como señala Kusch (1999) de la pérdida de una identidad comunitaria, profunda y arraigada además de una restricción de la propia experiencia del individuo (Laing, 1974) esto se evidencia en el comercio pues como señala Morris “es este fenómeno en el cual los sistemas mundiales alinean al sujeto del común generando roles que respondan a ciertas conductas sociales, roles que deben ser exitosos en lo que desempeña el individuo día a día y que, con el paso del tiempo, se forjan una imagen falsa de lo que realmente constituyeron la esencia de las personas” (1987).

El consumismo esta enlazado a las categorías de urbanismo, comercio y producción, pues como indica Morris y Kusch se mistifica a los individuos para producir pero esa producción tiene como objetivo consumir lo que se produce y es que en Soacha el consumismo ha relegado la tarea de la comunidad y se ha llevado a el comercio de las grandes superficies y la construcción exagerada de viviendas en conjuntos cerrados, restringiendo el contacto de la persona del común con una tarea social que transforme la realidad de Soacha.

Pero comprendiendo que esta tendencia consumista es mantenida por los poderes sociales, económicos y políticos debemos centrarnos en promover y movilizar a las personas a una interacción existencial orientadas en el sentido y la común-unidad es decir en un “estar” que permita mantener la comunidad como soporte para los desafíos de la vida cotidiana. La Interacción Existencial es la apertura fundamental para que la persona capte los soportes, el sentido y apruebe su actuar, para ello tiene que abrirse a percatarse de la dinámica relacional, acercarse a los soportes y posibilidades de actuar y asumir una posición libre y responsable; lograr esto es permitir la construcción de experiencias auténticas y llevar al sujeto a la transformación de su realidad social por medio del encuentro y la común-unidad.

Siguiendo a Mayorga (2014b) para que se dé un encuentro real entre dos personas cada uno debe comprender la experiencia del otro, pero esta comprensión se ve restringida por lo verbal pues el lenguaje transmite constructos sociales que quitan significados profundos a las palabras, ante lo anterior se propone llevar a las personas a construir una común-unidad a través de lo preverbal, simbólico y creativo. Frente a esto consideramos que en un grupo sí se logra desplegar en cada miembro la Interacción Existencial también se estará abriendo al grupo el encuentro y la común-unidad.

La Común-unidad como nosotros hemos propuesto llamar a la Tarea propuesta por Mayorga (2011) “es la acción basada en las experiencias de los miembros y que busca la transformación social, entendida como el cambio positivo del contexto a niveles de relaciones, emociones, educación, habilidades, trabajo ambiental y artístico que lleven a promover una vida existencialmente plena en el contexto”. La pregunta que nos falta responder es ¿Cómo lograr el encuentro y la acción basada en la interacción existencial? Y es a través de la vivencia del aquí y ahora; es decir lograr un Encuentro de Acción Vivencial a través de lo propio de todo ser humano que es la expresión a través de la creación y que despliega las aperturas de una existencia autentica. Un Proceso que Mayorga (2014a, 2014b) denomina Voz-Movimiento Existencial y que parte de movilizar las aperturas fundamentales de la existencia a través de las diferentes modalidades de expresión de la creatividad (Intermodalidad) es decir el sonido, el movimiento, las representaciones, la imagen y la palabra por medio de contextos descentralizados en donde se cristalice la propia experiencia orientada al desarrollo dela común-unidad.

Promover e intervenir a la población de Soacha desde la propuesta de Voz-Movimiento Existencial es llevar las artes expresivas a su real expresión es decir como vehículo de construcción de experiencias y transformación de la realidad y no ver las artes como herramientas para “ser alguien en la vida” a través del reconocimiento de los resultados como se ha vendido en muchas instituciones sociales, publicas y privadas. La Voz Movimiento Existencial debe promover el despliegue de la interacción existencial y que a su vez forje la común-unidad favoreciendo los barrios, comunas y al municipio con acciones sociales reales fortalecida en soportes históricos como lo es el grupo.

Por ultimo seria valioso poder expresar en otra oportunidad como se desarrollaría la propuesta de análisis como lo es la Sociología Relacional de la Existencia y la interventiva que llamamos Voz-Movimiento Existencial en los espacios encontrados en nuestro trabajo en el centro de Estudios de Psicología Social en Soacha.


 

Referencias.

 

Kusch, R. (1999). Obras Completas, “América Profunda”, Tomo II, Editorial Fundación Ross

Laing, R. (1974). El Yo y los Otros. Mexico: Fondo de Cultura Económica.

Laing, R. (1978) La política de la experiencia. Editorial Crítica, S.A Barcelona. España

Martínez, Y. (2011) Los atributos existenciales: una meta-estrategia psicoterapéutica Una vía psicoterapéutica a partir de las crisis. Revista Psicoterapia Existencial 1-11.

Martuccelli, D. (2011). Sociología de la existencia: Reflexiones para un análisis socio-existencial de problemas contemporáneos. Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile: Chile

Martuccelli, D. y Araujo, K. (2011). La Individuación y el trabajo de los individuos. Educação e Pesquisa, São Paulo, v.36, n. especial, p. 077-091.

Mayorga, J. (2011). Interacción Centrada en el Sentido (ICS). Un abordaje socioeducativo desde la visión de la logoterapia. Análisis Existencial Colombia: Colombia.

Mayorga, J. (2014a). Interacción Existencial: Un abordaje existencial-expresivo para el bienestar psicológico. Revista Enfoque Humanístico No 25. Argentina

Mayorga, J. (2014b).Voz Movimiento Existencial en desarrollo humano: comprensión, orientación y proceso desde la Interacción Existencial. VII Congreso Latinoamericano de Psicoterapia Existencial. ALPE. Bogotá Colombia.

Mayorga, J. (2015). Sociología Relacional de la Existencia. Análisis Existencial Colombia.

Morris, B. (1987). El Reencantamiento del Mundo. Editorial Cuatro Vientos. España