“Creando para ser siendo”

un aporte para el Counseling

 

 

Por Lic. Lucrecia Sánchez Berneman y Clor. Santiago Netri

 

 

 

Nuestra creatividad se va desarrollando a medida que encontramos nuevas respuestas a viejos problemas.

Para ser personas creadoras necesitamos conocernos a nosotros mismos, para lo cual es imprescindible que aprendamos a observarnos. La idea de observación que planteamos es libre de prejuicios, estando atentos a todo lo que acontece en nuestro cuerpo y a nuestro alrededor.

Utilizamos la meditación activa como medio para entrar en nuestro cuerpo, en las emociones y sensaciones físicas que nos habitan. El primer paso para entrar en otros niveles de conciencia más elevados es partiendo desde nuestro cuerpo físico, sintiéndonos y prestando atención a los patrones que nos caracterizan a nivel emocional y a nivel mental.

Una vez que estamos conectados con lo físico, con la respiración, con el espacio que nos circunda, y si adoptamos una actitud no enjuiciadora con nosotros mismos, podemos relajarnos. Con una mente más relajada y calma proponemos expresarnos a través de lenguajes artísticos, ya sea a través de un dibujo, de una escultura, de una danza, de la música, del teatro, entre otros.

La propuesta es estar presentes, en nuestro aquí y ahora, partiendo de lo superficial para llegar a lo profundo. De este modo podemos encontrar nuevos modos de responder a lo que nos acontece.

En muchas oportunidades este trabajo nos permite escalar a otros niveles de conciencia, entrando en el plano espiritual. Es en este lugar donde nos sentimos uno con el todo y fluyendo en la vida.

Una vez que nuestro arte está plasmado solemos recurrir a la escritura, dejando que nuestras palabras emerjan, dándole un título a nuestro trabajo, pudiendo llegar a obtener un texto, un cuento, una poesía o simplemente palabras sueltas.

También otro tema a resaltar es el de las polaridades, es muy interesante trabajar mediante recursos artísticos con nuestra luz y nuestra sombra. Los aspectos luminosos de nuestra persona son características de las cuales nos percatamos, y siempre como polo opuesto está la sombra, aquellos que es parte nuestro pero que está en la oscuridad, no lo vemos, suele no gustarnos, y muchas veces está proyectado en los otros o en las situaciones que vivimos. Para alcanzar la plenitud es fundamental integrar a todos los aspectos que nos caracterizan.

El abordaje propuesto parte del Enfoque Centrado en la Persona e incluye elementos de la Gestalt y la Conexión Creativa.

Desde el ECP resaltamos las actitudes de empatía, aceptación incondicional y consideración positiva, que van a generar un clima donde todos podamos desplegarnos.

La Gestalt es una rama de la psicología que tiene una filosofía de base basada en el estar presente, percatándonos de los que nos acontece y haciéndonos responsables de nosotros mismos.

En cuanto a la Conexión Creativa, la misma se trata de integrar los distintos lenguajes artísticos para alcanzar una concepción más profunda de nosotros y nuestro entorno.

Cuando trabajamos en grupo, se genera un clima de comunidad (común-unidad) que hace más potente la experiencia, y podemos explorarnos en relación con los otros.

Los seres humanos somos seres sociales, no podríamos subsistir sin otras personas, por lo cual el trabajo en comunidad es muy enriquecedor.

Para concluir, queremos transmitir que el sumergirnos en un proceso de estas características, donde los más importante es centrarnos en el proceso y no en el resultado, entregándonos a lo que nos sucede individual y colectivamente, nos permitirá tener un registro más claro de nosotros, nos permitirá crecer, madurar, responsabilizarnos, desplegarnos, y por último ser seres más integros.