“EHCP – EMDR – TRASTORNOS DE ANSIEDAD”
 
Clor. Mirta Alonso de Gans

 

 

 

Como profesional del Counseling en la Argentina me siento honrada de ser parte de un cuerpo profesional capaz de ir tejiendo la profesión  a través de la propia práctica, creando caminos y enseñando a nuevas camadas de colegas.

 

Para mí no hay mejor teoría que la que parte de mi propia experiencia y al ser audaz he podido experienciar diferentes maneras de ser en el mundo y de ser en la profesión.

 

Apenas recibida enfoqué mi formación en la Sexualidad, tema que era  familiar para mí por ser hija de un padre “contador de cuentos” en todas las reuniones familiares y de amigos. No había palabra que designara de todas sus formas los órganos genitales masculinos y femeninos que yo no haya escuchado desde mis primeras horas en este mundo. Ya se había naturalizado en mí escucharlas, pero no decirlas.  Mi madre era muy estricta en eso y nos enseñó que hay palabras que dicen los grandes (adultos) y que están prohibidas para los chicos (niños).

 

Así crecí entre palabras de los genitales, descripciones precisas de diferentes maneras de realizar actividades sexuales, con tanta normalidad que me parecían  naturales para mi especie.

 

 Me casé, tuve cuatro hijos en 10 años, me dediqué a acompañarlos en su desarrollo, cosa que me encantaba disfrutar con ellos, sus descubrimientos, juegos, frustraciones, placeres, etc. Este acompañamiento lo hice con conocimientos de psicología evolutiva porque me había formado como Profesora de enseñanza primaria. Mientras jugaba con ellos  Spitz, Piaget, Erikson me acompañaban para una mejor comprensión. La teoría me reforzaba la experiencia de ser madre. Mi cuarta hija fue prematura y gracias a lo que había leído sobre marasmo/hospitalismo de Spitz pude darme cuenta de que estaba en ese camino de la depresión anaclítica del recién nacido no tocado e hice los trámites para sacarla de la clínica y salvarle la vida con la ayuda de un pediatra que confió en mí.

 

Cuando por los años 90 descubrí el Counseling y me formé en el ECP, encontré que podía acompañar a las personas a descubrir, reconocer , comprender y mejorar su vida  y también su sexualidad por la simple razón que nada me asombraba, ninguna palabra, ninguna acción dentro del mundo del sexo eran de alguna manera ajenas a mis oídos.  Por eso creo que esto de alguna manera se transmutaba en los encuentros y los consultantes se abrían a su mundo erótico con la misma naturalidad que yo escuchaba los chistes repetidos de mi padre.

 

Estudié en la UAI la especialización en Educación Sexual y me fascinaba cada profesional que venía a compartir con nosotros su experiencia,  su manera de trabajar en consulta.


Encontré a partir de sus experiencias que yo también podía ayudar en ese área y luego podía interactuar con ellos para un mejor acompañamiento.

 

 

Siento que soy parte de una maravillosa red que nos sostiene y que cada uno puede sostener al otro sólo porque a su vez es sostenido.  Mientras cada uno pueda sostener con generosidad, compartiendo los consultantes con el único objetivo de la ayuda centrada en  la persona que consulta, la tarea se torna maravillosamente sanadora.

 

Un día en el año 2006 una colega, Mónica,  me invitó a un curso sobre Terapias de Avanzada donde conocí nuevas técnicas, como el EMDR, y el EFT.


Me resultó fascinante y comencé a aplicarlo en mis prácticas, y poco a poco a partir de combinar las tres cosas: Ser counselor formada en el EHCP, ser Educadora Sexual y ser Terapeuta EMDR y EFT fui formando un perfil especial, diferente, que se transformó en mi verdadero ADN profesional/personal.

 

En esas derivaciones fueron apareciendo en mi consultorio  personas con trastornos de ansiedad, miedos, ataques de pánico, y la aplicación de la técnica EMDR fue una herramienta sumamente efectiva y eficaz para su bienestar. Fueron como aliviadores de viejas y pesadas cargas, para  luego seguir trabajando en su camino de autoconocimiento y desarrollo personal.

 

La única manera de recorrer el camino de la práctica es siendo sostenido por otros que nos dieron el respaldo de su teoría basada en su práctica, y estoy totalmente convencida que mi práctica junto con la práctica de todos mis colegas actuales son la base teórica para futuras generaciones.

 

Vamos haciendo historia, mi historia, tu historia, nuestra historia en este camino de SER SIENDO, personalmente no concibo otra manera.

 

Yo sola no puedo. Tú solo no puedes. Nuestros consultantes solos tampoco.

 

Por eso organizamos grupos, jornadas y congresos, para poder formar un cuerpo con un alma para acompañar a todas las almas y cuerpos que así lo necesiten.

 

Cada alumno, cada colega y cada consultante fue un maestro para mí en su experiencia y en su teoría. Una cosa no existe sin la otra, somos experiencia envuelta en teoría … o… teoría envuelta en experiencia… no lo sé…. Pero lo que sí sé es que vamos siendo personas y counselors y a esta altura de mi camino ya no lo puedo separar soy ambas cosas a la vez.

 

 

 

¿Cómo es la práctica?

 

El consultante llega con un motivo de consulta específico, reconocido por él. A medida que transcurre la primera entrevista van asomándose otros temas, preocupaciones, miedos y encontramos que la persona se encuentre con un elevado nivel de ansiedad. La ansiedad pudo haber sido causada por un trauma o experiencia de vida negativa que alteró la polaridad del campo magnético cerebral produciendo un desequilibrio bioquímico del sistema fisiológico del procesamiento de la información que sucede constantemente en nuestro cerebro. Cuando hay desequilibrio la información no puede ser procesada para lograr un estado de resolución adaptativo. Algunas percepciones, creencias, emociones o experiencias negativas o traumáticas quedan bloqueadas y esto puede producir la asincronía de ambos hemisferios.

 

El  EMDR puede lograr que los hemisferios vuelvan a sincronizarse.

 

El sistema nervioso central tiene la capacidad ecológica de procesar naturalmente la información, pero cuando un trauma la bloquea utilizar EMDR podrá ser un catalizador para lograrlo.

 

Teniendo como plataforma de trabajo el EHCP voy acompañando en las emociones que aparecen bajo este manto de ansiedad.


El cuerpo reconoce el trauma, presentando un síntoma, éste ha quedado fijado en el hemisferio derecho del cerebro, el hemisferio de la intuición, el que no tiene palabra, sólo sensaciones. Le indico a la persona que ponga conciencia en el síntoma que le marca el cuerpo  Aquí comienzo con la técnica de tapping del EMDR, que es ir estimulando alternadamente ambos hemisferios mediante un golpeteo en las rodillas, o palmas de las manos, es decir, ir realizando una estimulación bilateral del cuerpo. Otros terapeutas lo hacen con el movimiento ocular, o con estimulación alternada de los oídos. Yo prefiero y me siento cómoda con el tapping o tapeo.

 

Es en este momento cuando la información del trauma disponible al HD (hemisferio derecho) va pasando hacia el HI ( hemisferio izquierdo) y el cuerpo estimulado por el centro del lenguaje del HI va trayendo situaciones del pasado donde sintió lo mismo en forma de imágenes visuales, auditivas, olfativas o kinestésicas. Sigo acompañando empáticamente estas imágenes o a veces utilizando la técnica del ensueño despierto voy tratando de profundizar en ellas.

 

Aquí puede aparecer llanto o risa catártica, que es la expresión externa de las emociones que acompañan desde sus orígenes a la experiencia traumática y que quedaron como una impronta creando el trauma o bloqueo.

 

El Protocolo de EMDR  propone  en este paso chequear si ha quedado algo sin procesar, y en ese caso se repite la secuencia. Muchas veces síntomas como dolor de cabeza, mareo o nauseas marcan que ha quedado un resto de información sin procesar, entonces sigo con la estimulación bilateral hasta terminar de procesarlo.

 

Mi experiencia en estos 8 años es muy vasta y rica en ejemplos.

 

En general la persona suele retirarse de la consulta más aliviada, más relajada y calma.

Al ser nosotros mismos  instrumentos del proceso, si no logramos un verdadero contacto con el otro no seremos agente facilitador.

 

Un recorrido posible sería:

 

  • EHCP (ACEPTACIÓN INCONDICIONAL, EMPATÍA, CONGRUENCIA)

  • Aparece la Ansiedad

  • FOCUSING ( Localizar el síntoma corporal)

  • EMDR

  • ENSUEÑO DESPIERTO

  • FOCUSING

  • EHCP

 

Si el síntoma ha bajado su intensidad y malestar podemos cerrar la sesión y seguir trabajando la sesión siguiente. Si el consultante no lograr bajar la ansiedad podemos proponerle alguna afirmación utilizando técnicas de EFT.

 

Algunos consultantes no lograron bajar el nivel de angustia/ansiedad. En estos casos reconozco que alguna parte de la secuencia anterior no ha logrado que la persona siga en contacto con la angustia o ansiedad.

 

Ahora presentaré sucintamente en un cuadro algunos casos donde logramos el éxito junto con el cliente.

 

CASO Nº 1: Varón de 30 años

 

Síntoma

Imágenes-recuerdos que aparecen durante el tapeo

Cambios logrados

Fobia a manejar en autopista

 

Corporal:

  • Temblor

  • Pies fríos

  • Pies de persona accidentada al costado de la ruta

  • Pies fríos a sus 5 años en un espectáculo sobre el hielo en el Luna Park

  • Cruzando la calles de la mano de su tío ve mucha gente que se aglomera detrás de ellos

  • Su abuelo caído en la vereda muerto por síncope

 

 

Logró manejar en rutas y autopistas

 

CASO Nº 2: Mujer de 40 años

 

Síntoma

Imágenes-recuerdos que aparecen durante el tapeo

Cambios logrados

Falta de deseo sexual y nunca tuvo un orgasmo.

 

 

Corporal:

  • Nudo en la garganta

  • Sensación de asco.

  • Naúseas.

  • Visión del pene erecto que le produce mucho miedo.

  • A los 5 años encerrada en baño llorando porque primitos le pusieron una víbora en el picaporte.

 

  • Logró tener un orgasmo.

  • Logró tocar el pene.

 

 

CASO Nº 3: Hombre 40 años

 

Síntoma

Imágenes-recuerdos

Cambios logrados

 Nivel alto de ansiedad cuando su pareja no contesta el celular.

 

Corporal:

  • Cosquilleo generalizado

  • Nudo en boca del estómago.

  • El sonido del celular llamando sin escuchar la voz de la pareja del otro lado.

  • Jugando en patio de la escuela con 5 años.

  • A los 3 años jugando en la cocina de su casa con un autito violeta mientras su mamá cocinaba.

  • Llorando porque autito se fue debajo de la heladera.

  • Su padre corre la heladera y no encuentra el autito

 

  • Más relajado cuando no contestan el teléfono.

  • No llamó 10 veces por día a su pareja como solía hacerlo.

 

Estos ejemplos muestran claramente que el tema de consulta consciente es como la punta de un iceberg y el cuerpo del iceberg es la ansiedad y en la base está el trauma ligado a una emoción negativa  que es la materia prima de los síntomas en su presente, y esta base sería el inconsciente alojado en el cerebro reptil.