Formación para una mirada de “4ta dimensión”.
 La Importancia del update continuo - Counselor 4.0.
 
Por Silvina Pozzo - Counselor y Psicodramatista

 

Cada uno de nosotros pertenecemos a una forma de resonar que nos es única e indiscutible, saber cual es la propia es de vital importancia para nuestra individuación como seres humanos. Cuando encontramos nuestra “nota distintiva” sonamos armónicamente y todo aquel que nos conecta entra en sintonía desde la suya propia. La mia es el Counseling, el Psicodrama y la Transpersonalidad.

 

La Formación se integra a la persona y viceversa en la búsqueda de Identidad.

Este Taller es una invitación para conectar con ese lugar nuestro esencial que busca el crecimiento y el sentido de ser singulares. Desde esta perspectiva dejaremos una huella personal en lo que hacemos.

Nuestro trabajo es nuestra identidad, habla de quienes somos, de como queremos expresar nuestra forma distintiva de percibir al mundo.

Que hacemos y cómo lo hacemos es parte de nuestro Ser, aun cuando estamos incomodos o cuando no encontramos la forma de crecer a través de la labor que realizamos, o cuando estamos en el lugar equivocado; esto también habla de nosotros.

 

La “educación” muchas veces nos aleja de esta posibilidad que tenemos de expresarnos a través de lo que hacemos, identificamos al trabajo con deberismos y obligaciones; o confundimos nuestra vocación con lo que es “mejor” para un criterio externo.

Si logramos conocernos íntimamente, esta oportunidad se transforma en un paso mas del Viaje del que habla Joseph Campbell, famoso Antropólogo y Mitólogo, al referirse a la trayectoria que se repite en el Arquetipo de Héroe. Trasladado a la vida misma es el camino que recorremos cuando nos enfrentamos a los grandes desafíos.

El Autoconocimiento nos acercaría a la autorrealización a través de nuestra labor cotidiana. Juan Eduardo Cirlot Laporta (Poeta, crítico de arte, mitólogo, iconógrafo y músico español) nos dice. “… desde el punto de vista espiritual, el viaje no es nunca la mera traslación en el espacio, sino la tensión de búsqueda y de cambio que determina el movimiento y la experiencia que se deriva del mismo. En consecuencia estudiar, investigar, buscar, vivir intensamante lo nuevo y profundo son modalidades de viajar o, si se quiere, equivalentes espirituales del viaje. Los héroes son siempre viajeros, es decir, inquietos. El viajar es una imagen de aspiración, dice Jung, del anhelo nunca saciado, que en parte alguna encuentra su objeto. Señala luego que ese objeto es el hallazgo de la madre perdida. Pero el verdadero viaje no es nunca una huida ni un sometimiento, es evolución. Viajar es buscar. Así en general diríamos que el viaje a los infiernos simboliza el descenso al inconsciente, la toma de conciencia de todas las posibilidades del ser. En cambio el viaje al interior de la tierra es el retorno al seno de la madre…”.

La idea de la búsqueda como anhelo de “la Madre perdida” nos remite a la necesidad primordial de seguridad y confianza…sería aquello que para el ser humano se acerca mucho a la concepción de Felicidad.

La formación continua puede ser un camino hacia ese Paraíso.

Nuestra Profesión se transforma en arte cuando nuestra Alma esta viva en ella.

Para saber quien soy necesito estar en contacto con la creatividad y la información, adquiriendo las herramientas para lograr mi propia y única alquimia.

Formarnos es la vía del conocimiento y la fortaleza personal.

 

Otra variante a considerar es que vivimos en un tiempo regido por la velocidad de la evolución tecnológica y este lenguaje especifico arroja un Holograma en nuestra forma de comprender el Mundo.

Los cambios se nos imponen continuamente produciendo necesidades nuevas que requieren plasticidad y capacidad de adaptación para crear herramientas adecuadas.

Por ejemplo: en el año 2010 se lanzó en le mercado el iphone 4 y hoy ya es un modelo superado para los requerimientos modernos.

En este sentido si hubiese dejado mi formación en el año 1997 cuando recibí el titulo de Counselor hoy no estaría contando este viaje de la misma manera. Sin duda en el 97 tenia la mejor versión para ese momento de mi vida, esa fue mi versión 1.0 y la celebré con gran alegría.

La experiencia vivida a través de la Consulta hizo que surgieran en mi nuevos interrogantes que pedían respuestas mas adecuadas y ajustadas a estímulos que desconocía o veía bajo una luz nueva, este fue un disparador en la búsqueda de más información.

La velocidad en los cambios nos estimula a seguir formándonos para poder responder asertivamente a las demandas de nuestra época .

El cómo cada uno hace su upgrade depende de muchos factores, entre ellos sus creencias personales, su historia, su entorno y posibilidades y sus labores o formaciones anteriores.

 

Quisiera compartir con ustedes cual ha sido y continua siendo la historia reducida de mi “viaje personal” y de que manera se encadenaron en un Proceso las distintas necesidades que fueron apareciendo desde mi ser Persona, Counselor y luego Psicodramatista.

Actualmente estoy en un camino de integración de estos aspectos con la Transpersonalidad. Comencé mi formación a los 18 años estudiando Psicología en la Universidad del Salvador , participe de cursos de lectura y comprensión de la obra de Freud.

En este período me analicé con terapeutas de formación Psicoanalítica.

A los dos años de la carrera de Psicología me casé, interrumpiendo así mis estudios para viajar a Europa en donde viví casi 10 años.

De regreso al País decidí retomar y fue allí cuando me entere de la existencia del Counseling en Argentina.

Durante mi estadía Europea estudie un poco de Teatro y me formé en Caracterización Teatral y Cinematográfica en Florencia, Italia.

Años después comprendí que este camino estaba absolutamente conectado con lo que haría posteriormente.

En este proceso de búsqueda, el Teatro y la Caracterización fueron mi aproximación a la creatividad y la expresión, incluyendo el cuerpo y la emoción en un “como si” fascinante. Paralelamente y retomando un camino de búsqueda e identidad espiritual, me acerqué a la Iglesia Carismática, al Budismo y a la Meditación.

La pasión por la Metafísica, Astrología, Religiones Comparadas y toda forma de expresión espiritual me acompaña hasta hoy.

 

El Counseling fue un amor a primera vista, sentí ese flechazo que estaba buscando, esa identidad…

Volví de Italia buscando una vez mas mi lugar en el Mundo, y recuerdo como si fuera hoy, la Charla De Andrés y Elena (Sanchez Bodas Y Frezza). El lenguaje y el contacto personalizado que me brindaron en Holos era muy distinto al que había conocido en la Universidad.Tuve una sensación de certeza, recuerdo haber pensado “aquí soy yo”…

Transité la Carrera apasionada y movilizada por la transformación que la misma traía en mi vida, mas conocía, mas quería saber y experimentar.

Esta sensación de satisfacción me acompaña hasta el día de hoy, disfruto muchísimo habiendo comprendido que este viaje no tiene fin.

Sin embargo, hay metas importantes que son pilares dentro de la estructura que da consistencia a la formación profesional, cada capacitación concluida es una batalla ganada y un estimulo positivo para lo que vendrá.

La forma de abordaje que proponía el Enfoque Centrado en la Persona era y es la manera en que quiero ser mirada y mirar al otro.

 

La aproximación a esta modalidad desde la experiencia fue crucial en la captación del espíritu Rogeriano.

No recuerdo bien si fue en el primer año o el segundo que participé por primera vez de un Encuentro Argentino en Mar del Plata, los libros se quedaron cortos, nada era comparable a semejante experiencia, sin duda hubo un antes y un después de esta convivencia maravillosa. Allí descubrí la enorme importancia de participar y aprehender desde lo empírico. La experiencia no es transferible, necesitaba estar allí, ser parte de la cosa, compartir, observar, sentir, temer, no saber, aprender…

A estas enseñanzas les sucedieron los Laboratorios Gestálticos y algunas practicas Psicodramáticas ,y de esta manera llegue al final de la Carrera. Hasta aquí y con el Título de Counselor se concluía una etapa fundante, sin duda había un mojón y un punto de inflexión.

Empecé a atender y mientras tanto me formaba en Desarrollo Personal.

Cada uno de nosotros percibe al mundo y a sus relaciones desde su Cosmovisión, la cual a su vez tiene una historia que valida y constituye una forma peculiar de relacionarse con los hechos, los pensamientos y las acciones.

Una experiencia faltante en mis sesiones de Terapia y Counseling fue determinante en mi formación posterior.Tuve en muchas ocasiones la sensación muy frustrante de no poder expresar la totalidad o el sentido profundo de aquello que estaba provocándome sufrimiento o detenimiento en mi despliegue personal.

Sentía que la palabra me era insuficiente y que el encuentro con mis Terapeutas o Counselors no siempre se daba con la fuerza que necesitaba para completar la expresión de lo vivido, a pesar de la excelente formación que muchos tenían.

A mí me faltaba algo, una forma que se ajusta mejor a un estilo que posteriormente comprendí y que es parte de la expresión que estaba buscando.

A veces me parecía estar girando en círculos con razonamientos incompletos, recuerdos a medias o relatos que si bien estaban unidos, en la linealidad del lenguaje perdían su conexión. Para ese entonces estaba cursando el Posgrado de Desarrollo Personal y las herramientas comenzaron a aparecer.

 

Eureka! Para mi Moreno tenía la respuesta. Jacob Levy Moreno, creador del Psicodrama, me proponía esta posibilidad de vivir en un “como si” la experiencia tal como la sentía, incluyendo en la interacción a los otros integrantes de mi historia; y de esta manera, reproducir los sentimientos y las respuestas estereotipadas con las que funcionaba en modo automático.

El Psicodrama propone recrear la escena y revivir el Locus o lugar-circunstancia en donde se generó la conducta que estamos observando y explorar la adecuación del rol que jugamos en el presente. En la escena puedo conectar con la totalidad de la experiencia y elegir la mejor respuesta para mi momento actual.

Aquí nació mi versión 4.0, la cuarta dimensión estaba presente, el tiempo estaba allí, su circularidad se transformó en experiencia real.

Puedo detener la escena, mirarla en cámara lenta…el pasado, presente y futuro son posibles simultáneamente en Psicodrama.

Cronos y Kairós danzan alternándose, respetando orgánicamente la verdad del Alma a través de su acción singular.

Me formé varios años en la Escuela de Psicodrama J.L. Moreno de Dalmiro Bustos en donde obtuve el Título de Psicodramatista y hace varios años utilizo el Psicodrama en la Consulta individual y grupal. La pasión por el Psicodrama me acompaña hasta el día de hoy.

El Counseling y el Psicodrama junto con la Concepcion Transpersonal del ser Humano son “mi nota” esencial y las formaciones en Chamanismo, Transpersonalidad, etc. se van integrando gentilmente en estas miradas de identidad.

Formarme me recordó el sentido de la vida, hoy trabajo de lo que amo.

 

Gracias a todos mis compañeros de Viaje en el pasado, el presente y los que vendrán.